El emperador Menelik II y su trono eléctrico.

El protagonista de esta historia es bastante gracioso. La curiosidad que hoy recojo aquí estoy seguro que os hará comentarla por ahí a más de uno. No tiene desperdicio.


Si quieres conocer a Menelik II, emperador de Etiopía hasta 1913, y su curioso trono eléctrico, no debes dejar de leer las siguientes líneas.
Menelik II fue sucesor de Yohannes IV de Etiopía, por entonces conocida como Absinia, y fue un personaje más que digno de aparecer en este austero blog de curiosidades (como Neubronner o Daguerre) por su relación con tres sillas eléctricas.

Hay que decir que Menelik II fue un tipo concienciado con la necesidad de modernizar su país, por lo que cuando se enteró, en 1887, de que habían creado unas sillas que ajusticiaban a los condenados, se antojó rápidamente de ellas.

"Para modernizar nuestro país, entre otras cosas, ¿qué menos que comprar tres de estas sillas eléctricas? De este modo, nuestros asesinos, ladrones y demás despojos morirán de un modo muy cool", supongo que pensaría nuestro emperador.

Y así lo hizo. Compró tres sillas eléctricas para avanzar la justicia hasta límites insospechados, pero tuvo un error.

Un error enorme.

Cuando llegaron las sillas a su país, se dio cuenta de que era imposible ponerlas en marcha, ya que a Etiopía aún no había llegado la energía eléctrica.

Ante esta gran falta de previsión (y de neuronas), al ávido emperador se le ocurrió una idea ante la cual, lo reconozco, me quito el sombrero. Utilizó estas enormes sillas metálicas como tronos. 



En las imágenes creo que se hace patente lo estrafalario del individuo, y hasta se puede llegar a "entender" que algo así sólo se le podría ocurrir a un emperador como Menelik II.


¡Espero haber enseñado algo nuevo! Un saludo,



EduPE.